domingo, abril 05, 2015

ENTREVISTA SOBRE ULISES, HOMBRE SOLO


Ana María Gómez Vélez entrevista a Jorge Barajas


A.M.G.: ¿Cómo llegó usted a Ulises, hombre solo de José Manuel Crespo?

 Exilio Revista de poesía #24 
J.B. En primer lugar he de decir que no somos nosotros quienes llegamos a las obras, sino que son las obras las que nos llegan al corazón, y hablando del corazón, eso fue “Amor a primera vista”. 

Como se sabe, esa obra fue la ganadora del concurso nacional de poesía con el que se celebró el aniversario número 50 de la lamentablemente desaparecida Emisora cultural HJCK, de Bogotá. Participé en ese concurso y obviamente no gané (lo de obvio no es porque crea imposible que yo pueda ganar un concurso, sino porque si el ganador fue otro, es porque obviamente no fui yo). En su momento solamente me enteré de que el ganador no había sido yo, pero no supe quién había ganado, ni menos aún conocía la obra ganadora.

 Pocos años después, cuando estudiaba Derecho en una universidad pública de Bogotá, conocí un fragmento de la obra publicado en la revista Planeta Sur, de la Universidad Nacional (Revista a la que muy gentilmente me habían invitado a escribir el fallecido profesor Darío Botero y mi queridísimo amigo Mauricio Chávez). Quedé alucinado con la obra (el fragmento) a tal punto que lo fotocopié (para no tener que cargar la revista en mi morral) y lo llevaba todo el tiempo conmigo; esa fotocopia, que tuve que renovarla varias veces por cuenta del uso (y quizá también del abuso, no lo sé), me acompañó durante casi toda mi carrera en la universidad, y la leí y la releí tantas veces, que casi terminé por aprenderme de memoria ese fragmento de algo más de 5 páginas (del verso 821 al 988).

 Leí ese fragmento ya fuera acompañado de vino, o ya fuera para reemplazarlo con perfección (muchas veces no admito más licor que el de la palabra misma). Creo que lo más importante a destacar en este encuentro mío con el Ulises de Crespo, es que cuando conocí la obra ganadora de ese concurso, me sentí inmensamente feliz de haber perdido yo: imagínate el peso y el vuelo de esta obra descomunal y magistral para que uno de los participantes de ese concurso de poesía se haya sentido muy feliz de haber perdido.
Luego del mencionado fragmento, no pude soportar ya más su cortedad y me di a la tarea de buscar el libro para leer la obra completa. En total he comprado hasta hoy unos 7 ejemplares de la obra (y sé que tengo que comprar más), 4 he regalado y conservo tres, el último de ellos lo estoy releyendo, como releí los otros dos. 

Tan sorprendente es esta obra que aún en la sexta lectura me sigue inspirando ¡Como la primera vez!… ya lo había dicho en otra ocasión: “Los malos libros me dan lástima, pero los buenos me dan ideas”. He completado ya más de 4000 glosas inspiradas en el libro, y no pararé de releerlo hasta no haber completado por lo menos 5000… si hablo del número de veces que he leído el libro, y del número de glosas que me ha inspirado, no es para otra cosa que para dar una idea aproximada de lo inagotable e inspirador que me ha resultado, incluso muchísimo más inspirador que el Quijote: comparativamente hablando, el Ulises de Crespo me ha resultado 7.35 veces más inspirador que el Quijote, ello teniendo en cuenta solo las glosas que hasta hoy me ha inspirado, lo que significa que la ventaja sobre el Quijote crecerá cuando complete las 5000 glosas. Una nota final al respecto: de hecho, ahora que hablo con usted sobre mis varias lecturas de éste Ulises, caigo en cuenta de que tal vez uno no debe escribir para que lean sus obras, sino para que las relean, ello podría hacer la diferencia entre una buena obra y una obra extraordinaria.

A.M.G. Ya que de parte suya hay tantos miles de glosas inspiradas en Ulises hombre solo ¿podría compartirnos unas cuantas?

J.B. Con mucho gusto:

-- Al final comprendemos que todo era vaporoso, menos el puñal del tiempo.

-- Cuando se es ciego, ninguna lumbre es capaz de mostrar el camino, y por ello, antes que buscar el camino, es preciso buscar primero la visión.

-- Muchos no saben que a veces el desencanto es el mayor de los logros: ¡Muero triunfante porque muero desencantado!

-- Hay que entender que se sueña para poder así abrir los ojos.

-- Fatigada de preguntas, mi alma se resolvió al silencio.

-- Cuando la justicia no sostiene a una sociedad, hasta la paz se cansa de ella misma y se revela.

-- El hombre vive de tal modo que nos hace sospechar que la felicidad es para él una amenaza.

-- Los débiles suelen llamar “destino” a todo lo que los rebasa.

-- Peligrosos, muy peligrosos son aquellos que solo están en paz cuando hacen la guerra.

A.M.G.  Volviendo al Ulises, hombre solo ¿Qué es lo que más le gusta o le sorprende de esta obra?

J.B. Antes que nada debo decir que aparte de la poesía mística (de distintas culturas y distintas épocas –incluyo aquí el Haiku, puesto que la naturaleza es centro de devoción del Sintoísmo-), a la que considero “Fuera De Concurso”, para mí este es el poema más bello y sorprendente que se ha escrito (dentro de los que conozco, por supuesto). Como escritor, lo que más admiro de esta obra de Crespo es su estilo: desde el punto de vista estético la obra es de un estilo muy bello, pero también a su vez es de un contenido muy profundo (pareciera que a través de él nos hablara la mismísima Sibila de Cumas, o los oráculos de Delfos, Dídimo, Dódona y Olimpia), ello sin contar además la exquisita erudición que transfixia la obra. Para mí, este Ulises es a la poética lo que Memorias de Adriano es a la narrativa (Y he de aclarar que Memorias de Adriano es el único libro que colecciono y casi el único que regalo). De hecho, considero que José Manuel crespo me enseñó a escribir poesía como Marguerite Yourcenar me enseñó a escribir narrativa.

 No está de más recordar que una de las cosas más sorprendentes de la obra es que logra sostener su exquisito ritmo desde la primera página hasta la última, ello por sí mismo es admirable, pero lo es aún más si tenemos en cuenta que este, afortunadamente, es un extenso poema de 4898 versos (Y por esto, por la extensión, acompañada de la calidad, por supuesto, considero que este poema es uno de los más grandes homenajes que se le haya hecho a Homero). Eso, lo de sostener el ritmo en tan extensa obra, es como que en atletismo un deportista no solo sea el más rápido del mundo en los cien metros, sino que además logre sostener esa increíble velocidad en una maratón.

 En términos deportivos eso es algo hasta ahora imposible de lograr, en términos literarios, eso es algo difícil de concebir, pero esa es la arrolladora realidad del “Ulises, hombre solo”, y por ello mismo es que a mi modo de ver ha ganado o ganará un espacio muy especial en la literatura universal, no en vano José Manuel Crespo es considerado por algunos, según me comentaba mi amigo el escritor Fabián Vega Villazón, como el poeta vivo más importante de Colombia, adhiero a esa afirmación, y añado que no me asiste la menor duda en que éste Ulises pasará a la posteridad, irá en la cresta de la ola de “la cálida corriente que atraviesa la noche de los siglos” (Crespo). 

En resumidas cuentas, creo que las personas de alma sensible a la belleza, no pueden morirse sin leer “Ulises, hombre solo”, del mismo modo que un afro con sentido de la dignidad no puede morirse sin haber leído, estudiado y comprendido el discurso “I have a dream” del Maestro Martin Luther King, y del mismo modo que un ciudadano del S XXI, sensible a los asuntos del medioambiente, no puede morirse sin haber leído la “Carta De Los U´wa A La Humanidad”.

A.M.G.  He escuchado en esta entrevista alocuciones como “Amor a primera vista” y “Como la primera vez”, esas son frases que uno dice cuando está enamorado ¿está usted enamorado del Ulises, hombre solo de José Manuel Crespo?

J.B. Sin duda, no lo niego; hay muchas formas de ser cobardes, pero la única de serlo hasta los tuétanos, es negando el amor, y yo no estoy dispuesto a ello. Como te dije, desde que conocí la obra (el fragmento) ella me acompañó durante el resto de mi carrera (casi toda) fuimos inseparables, como en su momento lo fueron Sha Jahan y Mumtaz Mahal, que según cuenta la leyenda, no se separaron ni un solo día desde que se casaron hasta que murió Mumtaz. Y he de confesar que no solo no me avergüenzo de este amor, sino que además me enorgullezco de él y lo pregono como en su momento los bardos, con los cantos de sus gargantas y los tañidos de sus laudes, anunciaban a los cuatro vientos los embelesos de su corazón.

A.M.G.  ¿Es usted romántico?

J.B. Soy poeta, que es un defecto aún más grande.

A.M.G.  Usted ya vio la nueva edición del Ulises, hombre solo en Exilio revista de poesía #24 ¿Qué opina de ella?

J.B. Me gustó mucho, aunque es la edición de una revista, trae el formato de libro. También me gustó mucho el color: si tenemos en cuenta la historia del color púrpura, ese color púrpura es absolutamente digno del Rey Ulises, sin embargo, a pesar de ser una edición digna del rey Ulises, es al mismo tiempo una edición elegantemente sobria, lo cual me encanta. Pero tengo una queja...

A.M.G. ¿Cuál?

J.B. Que esta edición me va a hacer sufrir mucho.

A.M.G. ¿Por qué?

J.B. Porque para mi gusto de glosador tiene unas márgenes muy pequeñas… (Risas).

A.M.G. A mí me parece que el color no es púrpura sino magenta.

J.B. ¡No creerá usted que yo voy a discutir de los colores con una daltónica! (Más risas).

A.M.G.  Finalmente ¿cómo resumiría o cómo describiría brevemente usted el libro Ulises hombre solo?

J.B. No estoy seguro de que la respuesta que voy a ensayar satisfaga su pregunta, pero si lo estoy de que responde a mi experiencia de catador de vinos y libros: el 4 de octubre de 2012 mi amigo Fabián Vega, luego de una tertulia literaria (para mí muy inspiradora) en la que tuvimos que tomar grandes cantidades de café caliente para hacer frente a la heladumbre de los vientos que arreciaban en la terraza de un alto edificio en Bogotá, me preguntó cuánto valía el libro, me limité a responderle: “Confórmese con saber que no se puede encontrar tan buen vino con tan poca plata”.


Puedes visitar este enlace para encontrar dos fragmentos del poema


2 comentarios:

  1. María Emilia Vélezmartes, abril 07, 2015

    Soy una afortunada, pues este libro me llegó de manos del entrevistado hace ya unos años y desde entonces lo he leído y releído, encontrando cada vez algo que me conmueve, parece que lo leo por primera vez J.B. Comenta que se ha inspirado escribiendo unas 4.000 glosas: "Fatigada de preguntas, mi alma se volvió silencio"
    Tambien dice J. B., que el poema sostiene su ritmo hasta la ultima página, si, es el libro ideal de cabecera pues, como dije antes, siempre se encuentra tema para reflexionar:
    "Más intimo a mi ser que el alma mía". ("Tarde lo supe ver: el infinito
    es el límite incierto del anhelo") Y frases tan sorprendentes en un poema Homérico como:
    "el gato gris que baila por el claro de luna",
    -el niño que comía
    mango biche con sal junto a las olas".
    Es verdad este es un libro de Amor a primera vista.
    María Emilia Vélez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. María Emilia, gracias por el comentario, sí es verdad, el libro es una maravilla, es de esos que siempre quieres volver a leer.
      Saludos.

      Eliminar

Qué rico las opiniones son bienvenidas.
Gracias,
Ana María - Penélope