viernes, mayo 23, 2014

La Tortuga que habló



Por Liliana Guerrero

Una pequeña tortuga, fue el antojo de una niña  de 4 años,  mi sobrina SARA con la aceptación de sus padres, sin pensar cuánto duraría la tortuguita a la que le pusieron por nombre TOTOCHE. En diciembre de 2006 (Sara 8  años) y sus padres viajaban y no habiendo con quien dejar  a LA TOTOCHE  la elegida fui yo.  Era un honor que me  otorgaran semejante  responsabilidad y mis hermanas entre risas, Jummm "pobre tortuga" jeje y yo respondí.. No se preocupen que a ella la encuentran bien; más bien preocúpense si cuando lleguen la encuentran hablando... (risas)..


Pensé que lo mejor era llevármela a la oficina donde yo permanecería más tiempo y así fue que trasladaron "la casa de La Totoche" a mi oficina y la ubique sobre una mesa en mi mismo espacio... Un día cualquiera, en el otro espacio, encendí una vela aromatizada, la cual desde donde yo estaba  no la podía observar y en algún momento sentí fuerte el aroma y escuché que la totoche se golpeaba  con el borde haciéndolo sonar y tenía su cuello erecto, lo cual me motivó a pararme a  apagar la vela pues pensé que la estaba incomodando... mas  la sorpresa fue que la vela se había derretido sobre el archivador de madera y se había prendido junto con los sellos de caucho que se usaban; entonces viendo las llamas, corrí y a punta de toallasos lo apagué...... con mucho  susto, pues  el archivador de madera, lleno de papel y piso de madera?????

Gracias a Dios y que agradecimiento con La Totoche por haberme avisado del incendio.
Al diciembre siguiente (2007) y  como por mi actividad con el Museo de la Caña de Azúcar  permanezco en Cali, pues por motivo de nuevo  viaje me dejaron  a La Totoche, pero en esta oportunidad me la llevé al apartamento y una noche llegué como siempre, a saludarla y NO ESTABA, Ohhhh, se había tirado de una altura de 80 cms, terrible, busqué siguiendo las huella de la arena y la encontré debajo de mi cama en un rincón, supongo que asustada.  Los días siguientes puse en el piso cojines alrededor, por si se tiraba otra vez no se golpeara tan duro, jejeje.
Por ese acontecimiento entendí que el espacio que ocupaba ya le quedaba pequeño y comenzó mi misión para Liberar  a La Totoche, como liberaron a Willy y con la misma pasión como  buscaron a Nemo

Y... a donde llevarla?.... Primero tenía que buscar el lugar y después decirle a la familia, pues me sentía totalmente comprometida con La Totoche, después de haberme HABLADO.
Llame al Zoológico de Cali, respuesta... NO, Fuí a  a la Policía Ambiental... NO, fui a Zoomarcanes... NO, fui a Paz Animal... NO...
Oh, Y  entonces que hacer si  ella había crecido y en el apartamento no se le podía acondicionar un espacio digno, además como se me  convirtió más o menos en una obsesión pues a quien podía le contaba mi misión...

Una amiga me contó que su hermana en el patio de su casa tenía tortugas, porque "le  fueron llegando".... Entonces pedí cupo para la Totoche  (cual colegio)..... la aceptaron  y comencé a buscar la forma de  explicarle a Sara (10 años) el porqué La Totoche no debía estar SOLA, pudiendo estar en grupo, entonces la llevé a que conociera el lugar y  aprovechando que viajaban nuevamente (diciembre de 2008) era mi oportunidad y afortunadamente  los padres aceptaron. Hasta aquí todo bien...
Pero recordé la película CEBRA, recuerdan lo que sintió la cebra cuando se vio reflejada en el agua, que era diferente a los caballos y que ella se creía caballo??? Entonces que iba a pasar con La Totoche cuando viera una TORTUGA, mejor 11 TORTUGAS, si ella solo nos había visto a nosotros,  terrible me parecía, entonces le puse UN ESPEJO y por primera vez La Totoche vio una Tortuga, se conoció y como se ve en la foto no se si se estaba mordiendo o dando un beso de aceptación.
Le dejamos el espejo durante 15 días  antes de la entrega y aquí la vemos  cuando le dieron la bienvenida. Posteriormente el "Spa" fue ampliado  y la TOTOCHE  vive donde debe vivir y cada día crece mas.....

"Todos los seres se merecen estar bien y es nuestra obligación ayudar a todo ser vivo... a personas, animales, plantas y todo lo que les rodee. Es nuestra obligación cumplir con la naturaleza.".

  La autora


  
Liliana Guerrero Jiménez, egreseda del Colegio Nuestra Señora de la Gracia en 1977, Administración Turística en el IDEE de Cali en 1981 y diplomado en  Comunicación y Formación de públicos en Museos 2012
.
En 1982   inicia actividad  la empresa PROMOEVENTOS, dedicada a la  Organización y promoción  de Congresos y Seminarios a nivel nacional,  con  diferentes  asociaciones de  profesionales, culturales y gremios, en diferentes temas.


Desde el año 2003 promueve el Museo de la Caña de Azúcar - Hacienda Piedechinche  www.museocanadeazucar.com  -  www.museocanadeazucar.blogspot.com.  
Informes 6670196 - 311 3335703



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Qué rico las opiniones son bienvenidas.
Gracias,
Ana María - Penélope